¿Qué, eh?

¿Y no puedes pensar que eres tú?

Eres tú de quien estoy enamorada.

Tal vez tenga que declararme, hacerte un verso en prosa y decirte lo mucho que te quiero, que me duele como espadas en el alma sólo por el hecho de que tú no estás comprendiendo nada.

Tal vez, tengo que ser más clara y directa, menos tímida. Abrir las alas, otra vez, y dejarme estampar contra el precipicio. ¿Qué podría suceder? Un arruinamiento monumental, descomunal.

Un desastre sin final.

¿Y si sale bien? Nunca me planteo ese hecho. ¿Por qué? ¿Por qué plantearse que todo va a salir mal? Pero, ¿y el hecho de estrellarse otra vez? De caer por el trampolín al revés, ¿qué?

Un pensamiento en “¿Qué, eh?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s