Tienes que saber

Tienes que saber que mis peores días son cuando llevo un moño, deshecho, sin decorar. Cuando no tomo ni galletas para desayunar, cuando llego tarde a cualquier lugar. Cuando me olvido los libros o el estuche. Cuando me mancho los pantalones. Aun así, si se pone a llover, mi amargura no crecerá.

Tienes que saber que me paso la mayor parte del tiempo soplando, maldiciendo y llorando en silencio. También duermo y de sonreír nada.

Tienes que saber que prefiero que te acuestes a mi lado y, sin palabras, entenderé que la vida se me hunde pero que tú estás conmigo y, eso, para mí, ya no es dubitativo.

Un pensamiento en “Tienes que saber

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s