Ilusiones tontas

No sé qué carajos haré con todos estos versos, cutres, salidos de mi órgano vital.

No sé qué carajos haré cuando vengas y me digas que, nosotros, no somos nosotros.

No sé qué carajos haré cuando vea tu mano entrelazada con la de ella.

No sé qué carajos haré, no lo sé.

Sólo sé que moriré, sentiré decaer mi corazón, y mi caparazón, en vez de abrirse, se cerrará para siempre.

Y es que soy una ilusa, inventando un nosotros que, quizás, jamás exista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s