Poesía fría

Domingos de poesía,

fría.

Rosa, no tan marchita,

decide florecer;

el ramo entero decide renacer.

Poder decaer, saber caer de cabeza.

Tírate, tírame; empújame al vacío.

Alambre quebrantado, corazón alocado, descolocado, alcoholizado.

Volveré, regresaré y no marcharé.

Moriré pero seré ser.

Viviré, de hecho, estoy en ello, en el rumbo.

Derrumbo las murallas,

de las letras, estrellas, que no salen de mis labios. Silencios estallados, llenos de pensamientos.

Vuelvo a quererme, vuelvo a perderme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s