De aquel sentimiento.

Estaban sentados en el césped, solos, en su propia burbuja de purpurina sin brújula.

-Tus ojos son bonitos.

-Ya claro, y eso también se lo dices a otras…

-¿A qué otras?

-Se lo dijiste a mi amiga, hace tiempo. Me dijo que se lo dijiste.

-Mírame a los ojos y dime en quien confías, si en ella o en mí.

Y con su alma floreciendo respondió sin titubear, sin pensarlo ni una fracción de segundo.

-En ti.

-Entonces créeme cuando te digo que tus ojos son bonitos, que toda tú eres bella.

-Mis ojos son normales, porque son marrones. Y yo no soy bonita.

-No niegues la evidencia, ¿de acuerdo? Tus ojos son una mezcla entre color almendra y  verde.

-¿Ah sí?

Se sorprendió ella misma, juró que jamás los había mirado con tanto detenimiento y, ¿para qué?

Cuando llegó a casa, después de discutir con él, se miró al espejo, más específicamente sus ojos. A la mañana siguiente se los volvió a mirar y, vio un brillo distinto. No de alegría, sino de tristeza. De repente llamaron a la puerta, a la de su habitación. No pudo contener las lágrimas cuando alguien, porque por culpa de estas veía borroso, entró y la abrazó. Y ya jamás pudo desprenderse de aquel olor, de aquel tacto. De aquel sentimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s