Desierto

“..Fíjate, dependiendo de cómo escribas percibes la impresión de lo que no es. No decidí volver, ni irme. Decidí estar. ¿Y entiendes por qué dije que me siento como un desierto, que soy desierto? Y es que me siento libre, sueño ensueños, me muevo como las tierras movedizas, resbalo, me quiebro como el suelo y vuelvo a levantarme como las montañas que salen de la nada. Te digo que para poder seguir el juego y llenar tu alma de fuego, debes perdonar y perdonarte, sonreír delante del espejo día y noche, y amarte como si te fuera la vida en ello. Porque para sobrevivir hay que sobre valorarse, sin pasarse. Y justo por eso salí de allí, volviendo a mi hogar. No arreglé nada, ni abracé, ni besé. Simplemente escuché para comprender, porque para hacer sentir que estás con ellos tienes que empatizar con tu yo interno. Así lo podrás llevar, conectando. Queriendo y odiando al mismo tiempo, pero con más estima que desprecio.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s